Lead

Aug 12 08 11:18 AM

Tags : :

En Chile el anarquismo comenzó a configurarse en la década de 1880-1890 con la llegada de obreros europeos, de inspiración bakuninista, que pronto contactaron con Manuel Chinchilla, un español
residente en Iquique. Comenzaron a influenciar la Sociedad Tipográfica de Valparaíso y la Unión de Tipógrafos de Santiago, dando a luz "El Oprimido" en 1893, "el primer periódico ácrata chileno"47 47, órgano del Centro de Estudios Sociales, creado en 1892. Ejercieron influencia en las Uniones de Protección del Trabajo, de pintores y albañiles, donde llegó a destacarse uno de los primeros anarquistas chilenos, Carlos Jorquera. Su base se había fortalecido en 1892 con la fundación de la Unión Marítima, afiliada a la Liga Marítima Internacional, de tendencia también ácrata. El 24 de febrero de 1896 surgió el Centro Social Obrero con la participación
de Javier Rocuant, Antonio Bórquez y de los destacados escritores Diego Dublé Urrutia y Carlos Pezoa Véliz en la redacción del periódico "El
Grito del Pueblo". Algunos anarquistas de este Centro se incorporaron al primer partido socialista, llamado "Unión Socialista", de efímera existencia, fundado en 1896, pero pronto se retiraron por diferencias estratégicas. Antes de fines del siglo, editaron otros periódicos: "El Proletariado", dirigido por Luis Olea, Magno Espinoza y Alejandro
Escobar y Carvallo, "El Rebelde" (189, "El Martillo" (189, "La Tromba" y "Rebelión"; y al despuntar el siglo: "El Acrata" (1901) y "Germinal" (1901). En 1898 los anarquistas recuerdan por primera vez en
Chile el 1° de Mayo con una importante manifestación. Ese mismo año "Escobar funda la Sociedad de Carpinteros y Ebanistas y junto a Olea
crean la Sociedad de Instrucción y Socorros Mutuos "Caupolicán", que reúne a obreros y artesanos. Cabiedes funda la primera Sociedad de
Resistencia con los obreros de la maestranza del ferrocarril".
El viaje a Chile en 1901 del anarquista Pietro Gori, residente en Buenos Aires, contribuyó a fortalecer la preparación de los militantes ácratas, aquende los Andes, en una nueva expresión del internacionalismo que practicaban los anarquistas. Luego vinieron el
mendicino Lombardozzi, de Mendoza, y el boliviano Miguel Estrella a reforzar la lucha "por la Idea".
La época de oro del anarquismo chileno comenzó a principios del siglo XX con la creación de las Sociedades en Resistencia y las Mancomúnales. Los principios fundamentales de estas organizaciones -
carácter federativo y territorial, descentralizado, rotación de dirigentes, autonomía del movimiento obrero respecto del Estado y toma de decisiones por la base- fueron inspirados por el anarquismo, marcando una experiencia orgánica que es válida hasta el presente.
Las Sociedades en Resistencia, inspiradas en el anarquismo deben ser consideradas como las primeras organizaciones sindicales chilenas.
En 1898 año en que se realizó por primera vez un acto en recordación de los mártires de Chicago, los obreros de la Maestranza de Ferrocarriles
formaron la primera Sociedad en Resistencia. Organismos similares crearon los carpinteros, panaderos, tranviarios, zapateros, mueblistas,
gráficos y obreros del carbón, contando con activistas destacados como el relojero Marcos Yanez, el mueblista Belarmino Orellana, el gráfico
Eugenio Sagredo Jiménez; Luis Morales, organizador de los obreros del carbón y Manuel Guerra, fundador de la organización de tripulantes de vapores en 1901, continuadora de la lucha de la Unión Marítima,
“entidad que promovió uniones análogas en puertos chilenos y peruanos, y que llega a ser la sección chilena de la Liga Marítima Internacional”.49
El mecánico Magno Espinoza fue uno de los militantes que más contribuyo a la creación y al fortalecimiento de las Sociedades en Resistencia. Junto a él, actuaron Luis Olea y otro dirigente anarquista Alejandro Escobar Carballo, fundando en 1902 las Sociedades en Resistencia de los marítimos, carpinteros y estucadores. Orientaron, así
mismo la huelga de los obreros de imprenta en septiembre de 1902, comentada por el periódico El Faro “la huelga tipográfica llevada a cabo por la Sociedad en Resistencia Federación de Obreros de Imprenta es una Lucha Social en Chile", en El trabajo en la Pampa Salitrera, Santiago, 1994.
Prueba elocuente de lo que puede el espíritu de rebeldía de los hombres convencidos de sus derechos para los demás gremios del país, que hasta el presente han permanecido apáticos por la conquista de la emancipación humana, esperando de lo gobernantes o de las momias mutualistas
(Sociedades de Socorros Mutuos) en las cuales eternamente han vegetado sin provecho práctico alguno, el mejoramiento económico que les
corresponde como elaboradoras de toda clase de riqueza social”.
Estas primeras organizaciones de la clase obrera, que habían logrado superar los estrechos marcos del mutualismo, tuvieron que entrar en polémica con las viejas sociedades mutuales, contrarias a la creación de las Sociedades en Resistencia. En tal sentido, el periódico obrero El Siglo XX señalaba “actualmente existen en Santiago alrededor de 40 Sociedades de Socorros Mutuos ¿Cuál ha sido la labor de estas sociedades?, ¿cuál la concesión arrancada a los capitalistas para mejorar la condición material de los trabajadores? (...) Lo esencial en esas
sociedades es asegurar el pago de las cuotas de sus miembros, sin importarles un ardite si ese individuo tiene o no los recursos para cubrirlas (...) Estas sociedades se encuentran impotentes para defender los fueros e intereses del proletariado”.
Las Mancomúnales se gestaron en una etapa de ascenso del movimiento obrero, estructurandoce por gremios, por provincias y finalmente a nivel nacional. Sus principios, programas y organización fueron inspirados por el anarco sindicalismo. Aplicaban la táctica de acción directa y como dice Crisostomo Pizarro, “representaban un modelo de organización más espontánea, con nuevo grado de codificación de sus normas de funcionamiento y, en general más
decestruccturadas”.
El 1º de mayo de 1900 se formó la primera Mancomunal con los obreros portuarios de Iquique. En 1903 las de Antofagasta, Chañaral, Tal Tal y Copiapó, llegando sus influencias hasta Lota y Coronel. En 1904 se realizó en Santiago la Primera Convención Nacional de Mancomúnales con 15 organizaciones en representación de 20.000 afiliados, la cual - según Humberto Valenzuela- debe ser considerada como el Primer Congreso Nacional del proletariado chileno y el primer intento de crear
una Central Sindical de carácter Nacional.
Es síntesis las Mancomúnales fueron organizaciones territoriales que agrupaban a los trabajadores de una misma provincia, lo cual les daba una fuerte y compacta organización de base a pesar de estar
integradas por militantes anarquistas, socialistas y demócratas, se supo actuar con un criterio unitario por encima de toda manifestación de sectarismo.
Mujeres anarquistas formaron Sociedades en Resistencia, como la Federación Cosmopolita de Obreras en Resistencia (1903), la Sociedad en Resistencia de Sombrereras (1906) y la Sociedad en Resistencia de Operarias de la Casa Matus (1907). Una de las Mujeres más sobresaliente de estas primeras organizaciones fue Angela Muñoz Arancibia.
Conscientes de la importancia de la prensa obrera, fundaron nuevos periódicos, como "El Alba", órgano de los trabajadores del carbón, orientado por Luis Morales, "El Obrero Libre" y "La Agitación",
publicaciones de los Centros "Luz y Libertad" y "Agitación". Tuvieron, asimismo, una destacada participación en el levantamiento popular de
Valparaíso de 1903.
En la rebelión de 1905, tuvo una sobresaliente participación Magno Espinoza y otros activistas anarquistas, que comenzaban a hacer sus primeras experiencias de lucha armada embrionaria. Los trabajadores se apoderaron de las calles de Santiago por 48 horas. Desfilaron desde sus
barriadas hacia el centro de la ciudad, amenazando con entrar a la Moneda y a la Tesorería Fiscal. el gobierno, viendo que la policía no era capaz de doblegar la combatividad de los trabajadores llamo
urgentemente a varios regimientos. Grupos de trabajadores practicaron el sabotaje revolucionario a líneas telegráficas y a la Maestranza de
Ferrocarriles con el fin de impedir la llegada de tropas a Santiago. De todos modo la masacre se consumo, siendo denunciada por periódico
anarquista El Alba: “el pueblo ha sido asesinado con toda asaña y alevosía por la cosa quería y por la horda joven de la burguesía. Han sido asesinado cobarde y vilmente más de 500 ciudadanos y más de 1.500 fueron heridos”. En 1906, los anarquistas crearon la Federación de Trabajadores de Chile (FTCH). Al año siguiente editaron “El Primero de
Mayo”, orientado por en Centro de Estudio Social.
En este contexto, los escritores Augusto D'Halmar y Fernando Santiván crearon en 1905 la Colonia Tolstoyana en San Bernardo, cuyo alcalde era el poeta Manuel Magallanes Moure. Su proyecto de trabajar colectivamente la tierra con los campesinos no logró cristalizarse. No hubo intenciones prácticas de colectivización ni tampoco interés por mantener contacto con la comuna anarquista de paz calle Pío Nono en Santiago. Oscar Ortiz anota en la revista “El Canelo” de noviembre 1995 que otro destacado anarquista de las Colonias Tolstoyanas fue Pedro
Godoy P., traductor de obras de Kropotkin y Marx y corresponsal de la revista “Los Nuevos Tiempos”, orientada por Kropotkin.
Los anarquistas también participaron en el movimiento de pobladores organizado desde 1914 en la Liga de Arrendatarios, que cobró nuevos bríos en 1922. El Comité Pro Abaratamiento e Higienización de las Habitaciones, dinamizado por la Unión Femenina, de orientación anarquista, inició “una campaña contra los principales propietarios de conventillos, que incluyó un pliego correspondiente a 104 conventillos del Arzobispado de Santiago”.
El anarcosindicalismo, fuertemente impactado por el pensamiento de Sorel, se diferenció del anarquismo filosófico y existencial de la intelectualidad de aquel entonces. Fue la primera organización del
proletariado chileno que tuvo un sector clandestino para la preparación de cuadros experimentados en la acción directa armada. Al igual que hermanos de otros países, se cobraron la venganza de clase con los asesinos del pueblo. Así como en Argentina el coronel Falcón, autor de la masacre de los trabajadores de la Patagonia en Mayo de 1909, fue
liquidado por el anarquista Simón Radowitzky en Buenos Aires, en Chile el anarquista, de origen español, Antonio Ramón apuñaleó al general
Silva Renard, vengando así la muerte de su medio hermano Manuel Vaca y, por extensión, la de miles de masacrados en la Escuela Santa María.
Más tarde, los anarquistas afinaron su preparación para la expropiación de bancos, que iba a mostrar su eficacia en la década de 1930 con los asaltos de bancos chilenos perpetrados por Durruti en su gira por Latinoamérica, en busca de fondos para la Revolución Española de 1936. Los anarquistas habían jugado un papel importante en la preparación de las huelgas de 30 oficinas salitreras con 40.000 obreros que condujeron en diciembre de 1907 a la movilización hacia la Escuela Santa María, de Iquique, donde se destacaron los anarquistas Luisa Olea y José Brigg, dirigente de la Unión Pampina.
Más que otras organizaciones, los anarquistas sufrieron la persecución y el retroceso que se abrió luego de la masacre de Santa María. Pronto iniciaron un reagrupamiento de fuerzas que consolidaron
con centros de difusión cultural y nuevos periódicos que pregonaban “el comunismo anárquico” como “La Acción Obrera” (1915) y “La Defensa” (1916). En 1917 organizaron la sección anarquista chilena de la IWW.
Los ácratas volvieron a ponerse en la cresta de la ola popular y del movimiento huelguístico en la década de 1910-1920. A veces cayeron en criterios principistas que aparecían un tanto abstractos para los explotados, pero no puede negarse el hecho de que los anarquistas fueron, junto a la FOCH de Recabarren, más algunos demócratas, uno de los
factores subjetivos claves que permitió a la clase trabajadora chilena lograr conquistas esenciales, como la jornada de 8 horas, el descanso dominical, el término del trabajo a los menores, responsabilidad de los patrones por los accidentes del trabajo, abolición del trabajo nocturno, implantación de las bolsas de trabajo, el término del pago de los salarios
en fichas, la "Ley de la silla", de las habitaciones obreras y Salas Cunas. También tuvieron destacada participación en las huelgas de Magallanes y en la toma de Puerto Natales (1918-19). El libro que
mayores aportes entrega sobre la actuación de los anarquistas en este proceso es el de Carlos Vega Delgado: La Masacre en la Federación Obrera de Magallanes. El Movimiento Obrero Patagónico-Fueguino hasta 1920, particularmente en las páginas 92,93, 99, 101, editado en Punta Arenas, 1996.
Asimismo, nadie puede negarle a los anarquistas la virtud de haber sido los primeros, como organización, en plantear, al igual que Recabarren, el derecho de la mujer a su emancipación. Al mismo tiempo que dieron respaldo a la lucha de los primeros grupos feministas y estimularon su creación y desarrollo, los ácratas hicieron públicos muchos temas que aparecían sólo como del ámbito privado: el amor libre,
el rechazo al matrimonio formal burgués y otros aspectos relevantes de la vida cotidiana.
La influencia del anarquismo en Chile se hizo presente también en sectores de la intelectualidad, especialmente poetas y novelistas, y sobre todo en el movimiento estudiantil, al poner de relieve tanto el
programa de la Reforma Universitaria como el liderazgo de los hermanos Gandulfo, Moisés Cáceres y otros ácratas. La "Generación del Veinte"
contó con escritores creativos de primera fila, como González Vera, Manuel Rojas y Eugenio González Rojas, luego fundador del PS, entre otros de tendencia anarquista. Muy pocas corrientes artísticas y de pensamiento dieron plumas tan brillantes como las que generó el anarquismo en las primeras décadas del siglo XX. En este listado no podría faltar Alejandro Escobar y Carvallo, autor de muchos manifiestos ácratas y de los primeros ensayos de sociología histórica, como los escritos en la revista Occidente: "Inquietudes populares y obreras a
comienzos de siglo", "La agitación social en Santiago, Antofagasta e Iquique", "La organización política de la clase obrera a comienzos del siglo" y "Chile a fines del siglo XIX".
Uno de los escritores anarquistas más brillantes fue José Domingo Gómez Rojas, qur publicó su primer libro en 1913 titulado “Rebeldias Líricas”, luego “El Vino Triste”, conversando en el café Los Inmortales, ubicado entonces en San Diego con Avenida Matta.
Activo militante de la IWW, fue encarcelado con ocasión del asalto a la Federación de Estudiantes en 1920. Según Oscar Ortiz “el obrero Adolfo Hernández y Gómez Rojas debieron ser trasladados al
manicomio, por quedar con sus facultades mentales perturbadas a raíz de las torturas que sufrieron” 56 Otro de los anarquistas más sobresalientes en la conducción de la FECH fue Juan Gandulfo, que junto
con Alfredo Demaría, Santiago y Amanda Labarca, redactaron las bases de la primera Reforma Universitaria en Chile. En este movimiento estudiantil tuvo destacada participación Moisés Cáceres -notable dirigente olvidado y hoy rescatado por el
historiador Oscar Ortiz en su artículo “Moisés Cáceres, el anarquista y la Reforma Universitaria en Chile”, publicado en la revista El Canelo, Nº 50, diciembre, 1993. Estudiante de derecho, Moisés fue el coordinador general de la huelga indefinida de 1922. Al ser expulsado de la Universidad de Chile viajó a Perú y Francia. Cuando el cónsul chileno en
Francia, Miguel Amunátegui, le negó ayuda para repatriarse, se suicidó en París el 20 de febrero de 1926, a los 29 años. Precisamente, ese año los
estudiantes del Instituto Pedagógico reiniciaron la lucha por la Reforma Universitaria. El proceso estalló el 12 de mayo, a raíz de la negativa del Rector a prestar el salón de honor para que se rindiera un homenaje al exdirigente de la FECH, Moisés Cáceres. Al ser desplazados violentamente
por la policia, los estudiantes declararon la huelga en defensa de la autonomía universitaria, creando el Comité de la Reforma “Moisés Cáceres”.
El anarquismo chileno tuvo en ese periodo un desarrollo desigual. Mientras, por un lado, ampliaba su influencia en la Federación de Estudiantes, por otro comenzaba a perder fuerza en el movimiento sindical. Se reunían en Centros Libertarios y Ateneos
Obreros. “Los conocí-cuenta González Vera-en las reuniones del Centro Francisco Ferrer. Trabajaban con el viejo Silva dos zapateros.
Los primeros días debí observar el arte zapateril y leerles páginas de Kropótkin (...). En las reuniones, los anarquistas en su afán de eliminar la autoridad acabaron con los presidentes. Pronunciaban discursos contra algo. Hablar en favor no era frecuente salvo si se trataba de Kropótkin, Malatesta o Bakunin”. Influenciaban la “Unión Femenina”, que en 1922 encabezó la lucha contra las alzas de arriendos. Por otra parte existia una profunda división entre las dos organizaciones sindicales más importantes: la
FOCH y la IWW, que participó en 1924 en el Congreso
Latinoamericano anarco-sindicalista, realizado en Buenos Aires, y en el Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Trabajadores.
El movimiento anarquista fue el más golpeado por Ley de Residencia N° 3.446 en 1918. Así fueron expulsados por "subversivos y violentistas" varios anarquistas que habían llegado a Chile a colaborar por la emancipación de la clase obrera, como los españoles Casimiro Barrios y Manuel Peña, los italianos Lorenzo Logia y Tomasso Peppi y el
zapatero francés Aquiles Lemaire, el argentino Ribas y otros. El peruano Julio Rebosio, que había fundado en Chile el periódico "Verba Roja" se vio obligado a peregrinar por los Andes hasta llegar a México. De regreso a Chile volvió a publicar "Verba Roja". Detenido y torturado otra vez, fue defendido por el solidario y generoso abogado y escritor Carlos Vicuña
Fuentes. No obstante, murió flagelado. A su entierro, asistieron miles de obreros. Otra fuerte represión sufrieron los anarquistas durante la dictadura del general Ibáñez (1927-31).
Los anarquistas participaron activamente en la Asamblea de Obreros e Intelectuales, efectuada entre el 8 y 11 de marzo de 1925 con más de 1200 delegados de todo el país. Junto a la FOCH, la FECH, la Unión de Empleados de Chile y escritores como Pablo de Rokha, Antonio Acevedo Hernández, Carlos Vicuña Fuentes, Julio Barrenechea y Eugenio González, presentaron diversas ponencias. Se acogio la moción planteada por el anarquista Alberto Baloffet, según la cual era fundamental aprobar una Declaración de Principios donde estuviera
incluida la colectivización de la tierra, la absoluta separación de la Iglesia del Estado, la supresión del ejército permanente, el derecho a voto de la mujer y la igualdad de derechos políticos y civiles de ambos sexos.
El anarquismo encontró en Chile más obstáculos para desarrollarse que en otros países de América Latina, porque tuvo que enfrentar una fuerte tendencia de inspiración marxista desde principios de siglo. Esta corriente, dirigida por Luis Emilio Recabarren, fue capaz de disputar a los anarquistas la dirección del movimiento obrero, sobre todo después de la fundación del Partido Obrero Socialista en 1912.
El anarcosindicalismo siguió ejerciendo influencia, a pesar de las divisiones en la IWW, que dieron lugar a la FORCH, orientada por Pedro Nolasco Arratia. En los años veinte, tuvo un papel destacado en las
luchas de los arrendatarios por el no pago de los alquileres, pero entró en crisis en la década de 1930 por su incapacidad para comprender las
transformaciones experimentadas por la clase trabajadora, especialmente del emergente proletariado industrial, cuyas demandas habían entrado por el cauce del sindicalismo legal, estimulado por la política del Estado, llamado benefactor.
Al convocarse en 1936 a la creación de la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH), los anarquistas se hicieron presentes, a través de la CGT (1931), junto a los representantes de la Confederación de Sindicatos Legales, La Unión de los Empleados de Chile y los escasos Sindicatos que aún pertenecían a la FOCH. Pero la orientación del PC y PS determinó el retiro de los delegados anarquistas que protestaron por el exagerado apego al legalismo sindical, y su ulterior incondicionalidad al
Frente Popular hegemonizado por el Partido Radical. Los anarquistas tomaron nuevos bríos con la Revolución española, iniciada en Asturias en 1934 y continuada en todo el país hasta 1938, especialmente por las experiencias autogestionarias de sus compañeros de causa en las zonas obreras y campesinas de Cataluña.
No obstante, los anarquistas, agrupados en la CGT, continuaron practicando la solidaridad con las huelgas del carbón (1947) de los ferroviarios (1947) y la “huelga de la chaucha” (1949) que sacudió al
gobierno autoritario de Gabriel González Videla. Asimismo, lideraron la huelga de 8 mil obreros del Cuero y Calzado en 1947 y la del Sindicato de Marroquineros. Durante más de un mes, 25 fábricas estuvieron paralizadas por un movimiento que entregó importantes experiencias: creación de comisiones de vigilancia obrera y sólidas Cajas de
Resistencia, con peticiones nuevas para aquella época, como el salario familiar y semana corrida de trabajo, con pago de días feriados.
Este proceso de lucha pavimentó el camino de la unidad, afectada por la división de la CTCH en los 2 Bernardo: Araya, comunista e Ibáñez, socialista. A fines de 1950 -en brazos de la huelga general de
enere-febrero convocada por la JUNECH (Junta Nacional de Empleados de Chile)- se organizó un Comando contra las Alzas, presidido por Clotario Blest, donde participaron los anarquistas, al lado del MUNT (Movimiento Unitario Nacional de Trabajadores. Pronto surgió el CUS (Comité de Unidad Sindical), en el que estuvo representado el trotskista Humberto Valenzuela y el anarquista Ernesto Miranda, dirigente nacional de los Trabajadores del Cuero y Calzado.
El planteo unitario culminó el 13 de febrero de 1953 en el congreso de fundación de la CUT, donde los anarquistas llevaron una importante representación, proveniente de la Construcción, espescialmente de la Sociedad en Resistencia de Estucadores, de la
Federación de Obreros de Imprenta de Chile (FOICH), del Cuero y Calzado, además de otros sindicatos, que les permitió elegir varios
dirigentes nacionales y provinciales: Ernesto Miranda, Héctor Durán y Ramón Domínguez. A poco andar, estos dos últimos desertaron de la CUT y del anarquismo promoviendo la división de la CUT, posición que también alentaba la Confederación Marítima de Chile (COMACH), dirigida por Wenceslao Moreno. Los anarquistas orientados por Miranda dirigieron la huelga con ocupación de 170 fábricas del Cuero y Calzado en julio de 1955, movimiento que duro más de una semana con un alto grado de
combatividad. Pedro Nolasco Arratia y Ernesto Miranda siguieron apoyando al presidente de la CUT, Clotario Blest, hasta que éste renunció por la traición de los “comunistas” al paro general de agosto de 1961.
Cabe destacar que Miranda, creador del “Movimiento Libertario 7 de Julio”, contribuyó junto a Clotario Blest a la formación del Movimiento 3 de Noviembre (M3N) y del Movimiento de Fuerzas Revolucionarias (MFR), que facilitó el reagrupamiento que culminó en la
fundación del MIR en 1965, cuyo primer congreso se realizó en un local anarquista de San Francisco 268 cedido por Ernesto Miranda, un anarquista especial que alentaba una organización política revolucionaria.
A fines de la década de los ´60, ad-portas del triunfo popular de Salvador Allende, el anarquismo entró en una fase de declinación que recién comienza a superar con la juventud criada durante la dictadura
militar y desarrollada bajo el gobierno de la Concertación. Quizás sea un movimiento juvenil más libertario que estrictamente anarquista, sin
importantes bases sociales como las tuvo el anarquismo en el movimiento sindical de las primeras décadas del siglo 20.

Vitale y pavelic


(fuente:indymedia)
Quote    Reply   

#4 [url]

Aug 12 08 5:16 PM

diego wrote:
da lo mismo... la anarquía es una mierda


jajaja
oiga sabio, díganos por qué pues.

http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx

Quote    Reply   

#7 [url]

Aug 12 08 5:33 PM

esta entero interesante (aunque son temas que ya conozco). me gustaria que escribieran algo ustedes si, seria mas educativo creo yo.

Si no puedo bailar, no es mi revolucion

Quote    Reply   

#8 [url]

Aug 12 08 10:17 PM

Pilsen Pride wrote:
Barril TC wrote:
diego wrote:
da lo mismo... la anarquía es una mierda


hahaha
oiga sabio, díganos por qué pues.


dime tu,

a donde ha llegado la anarkia?


la anarquía no ha llegado a ningún punto porque se sale de una huea netamente histórica, regional o coyuntural. Por ella yo no estoy hablando de protestas ni okupas ni nada, sin desmerecer esos espacios. Yo creo que si ha tenido mérito en sentidos como el educativo, pensemos en la educación mixta, que fue un proyecto inicialmente anarquista impulsado desde la pedagogía libertaria propuesta por Francisco Ferrer y Guardia, lo que significó avances significativos en cuanto a la manera de plantear la educación. En las ciencias, Feyerabend es un loco importante que ha dicho hueas interesantes. Así Chomsky en lo suyo. Así Foucault para entender hueas desde la filosofía y la sicología. El feminismo nunca hubiera sido el mismo sin las concepciones propuestas por Emma Goldman, las protestas de mayo del 68 no hubieran sido tan románticas, potentes y de peso histórico sin el aporte del anarquismo y el impulso del situacionismo. Para qué hablar de la guerra civil española y el comunismo libertario (si bien no lo comparto en su totalidad). Etica y estetica en el dadá, Duchamp y su impacto cultural tb tiene familia ahí y el surrealismo del Caribe, donde se logró hacer de un movimiento artístico una gran fuerza política liberadota, Los kibbuts en medio oriente. Los luditas en Inglaterra. La revolucióm mexicana. Las movilizaciones sindicalistas de principio de siglo en Iquique, Valparaíso, y el movimiento estudiantil en Santiago, la FECH en su amanecer fue efectivamente anarquista y dejó una fuerte herencia antiautoritaria. Tb hubo una gran influencia en la educación de los sectores populares la primera parte del siglo XX en chile a través de los ateneos y comunidades obreras. En Argentina "que se vayan todos, y no quede ni uno solo" no proponía poner a otro hueon en el mando. Puta a ver, es que yo creo que la huea se sale de aspectos históricos. Es una propuesta de vida y conocimiento. Pero si a ti te basta con cambiar las condiciones sintomáticas y materiales del mundo, claro no ha hecho nada. Yo si considero la anarquía como una filosofía política que me acomoda y no una mierda porque de verdad propone ser afirmación y negación a la vez, para generar redes de pensamiento realmente insurrecionales. Y yo creo que la filosofía y las ciencias son una huea demasiado importante para mover una sociedad, para escaparse del quienes son los malos, quienes son los buenos, quien y cómo se produce, quien y cómo consume, quien y cómo manda. Creo que hay más sutilezas en juego. Y demasiadas posibilidades, infinitas y abiertas en la vida. Y claro, quizás ninguna de estas hueas te llegan hoy como un panfleto ni como un recordatorio, pero ahí ya es una huea del individuo ver cómo se relaciona con su entorno. Y justamente, para borrar la determinación completa y absoluta del individuo moldeable a cualquier otra idología política que se proponga como doctrina, tiene lugar el anarquismo. Eso digo yo por mientras. Por eso creo que no es una mierda. Ahora, pueden rebatirme lo que quieran, pero no basurear gratuitamente, que esa huea es super fome.

http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx
http://www.myspace.com/tiempoxcrucialx

Quote    Reply   

#11 [url]

Aug 13 08 12:51 AM

interesante texto, pero llegue hasta menos de la mitad y me aburri de leer, espero terminarlo de leer en algun momento. de todas fomar el asunto de la sociedad de resistencia y las mancomunales es interesante ya que fueron excelentes organicas para enfrentar una realidad contingente, lo mas interesante que a mi parecer creo que esas mismas formas de organizacion son las que hoy en dia deben pararse entre la clase trabajadora.

destaco ademas una frase:

Es síntesis las Mancomúnales fueron organizaciones territoriales que agrupaban a los trabajadores de una misma provincia, lo cual les daba una fuerte y compacta organización de base a pesar de estar
integradas por militantes anarquistas, socialistas y demócratas, se supo actuar con un criterio unitario por encima de toda manifestación de sectarismo.


ojala que muchos aprendan de esto.

AUN NO PUEDEN PARAR LA VERDAD!!!

Quote    Reply   

#12 [url]

Aug 13 08 5:21 PM

Pilsen Pride wrote:
Barril TC wrote:
diego wrote:
da lo mismo... la anarquía es una mierda


hahaha
oiga sabio, díganos por qué pues.


dime tu,

a donde ha llegado la anarkia?



a tu poto demas que llego un anarcothrash !!

=)

Quote    Reply   

#13 [url]

Aug 13 08 5:41 PM

marialadelbarrio wrote:
Pilsen Pride wrote:
Barril TC wrote:
diego wrote:
da lo mismo... la anarquía es una mierda


hahaha
oiga sabio, díganos por qué pues.


dime tu,

a donde ha llegado la anarkia?



a tu poto demas que llego un anarcothrash !!

=)


no le cague el topic al socio, está super interesante =)

Quote    Reply   

#15 [url]

Aug 13 08 6:41 PM

marialadelbarrio wrote:
jajajajajaja , es que es tan satisfactorio webiarte pilsen pride (L)


en cuanto al tema sigo insistiendo copy paste no es novedad ,


hey lolito, hazte ver

o consiguete peuca, manfinflero

Quote    Reply   

#16 [url]

Aug 13 08 9:55 PM

Pilsen Pride wrote:
marialadelbarrio wrote:
jajajajajaja , es que es tan satisfactorio webiarte pilsen pride (L)


en cuanto al tema sigo insistiendo copy paste no es novedad ,


hey lolito, hazte ver

o consiguete peuca, manfinflero



hahahahaha , si supieras , si supieras mijo ;)

Quote    Reply   

#17 [url]

Aug 13 08 10:01 PM

marialadelbarrio wrote:
Pilsen Pride wrote:
marialadelbarrio wrote:
jajajajajaja , es que es tan satisfactorio webiarte pilsen pride (L)


en cuanto al tema sigo insistiendo copy paste no es novedad ,


hey lolito, hazte ver

o consiguete peuca, manfinflero



hahahahaha , si supieras , si supieras mijo ;)


hahaha dale color pablo
te crei el señor de la querencia wn
hahaha

Quote    Reply   

#18 [url]

Aug 13 08 10:05 PM

hated of the world wrote:
marialadelbarrio wrote:
Pilsen Pride wrote:
marialadelbarrio wrote:
jajajajajaja , es que es tan satisfactorio webiarte pilsen pride (L)


en cuanto al tema sigo insistiendo copy paste no es novedad ,


hey lolito, hazte ver

o consiguete peuca, manfinflero



hahahahaha , si supieras , si supieras mijo ;)


hahaha dale color pablo
te crei el señor de la querencia wn
hahaha


alumbra quien soy vo eso si po weon

Quote    Reply   
Add Reply

Quick Reply

bbcode help